Bienvenido, bienvenida

Este blog se transforma nuevamente, ahora con un enfoque espiritual, no con el propósito de crear una religión, si no de conocer la vida a través del espíritu, de conocer a Dios tal como es, sin prejuicios ni ataduras, sin conflictos de interés, ni con leyes o dogmas.

Después de cumplir 9 años con este blog, he tomado la determinación de enfocar mi vida hacia una nueva etapa vista desde un nivel superior. Dios, la vida, o como quiera que sea, me han acercado a un camino que he estado transitando desde hace mucho tiempo sin darme cuenta. Hoy me doy cuenta y quiero compartir lo que he experimentado y me ha ayudado. 

 

De hoy en adelante encontrarás temas enfocados totalmente hacia la espiritualidad, y uno que otro artículo relacionado, pero siempre visto y analizado desde un punto de vista espiritual. No soy un experto, apenas voy iniciando, y precisamente es por ello que ahora me ayudaré con este blog, y quizá, sólo entonces pueda encontrar con quien compartir, debatir y enriquecer este tema tan poco conocido: la espiritualidad.

R. Meza

Autor

LO QUE MÁS LEE MI LECTOR Y MI LECTORA

  • Frases 85%
  • Relaciones de pareja 60%
  • Empresas 65%
  • Jovenes 50%
  • Superación personal 75%

La espiritualidad es el camino hacia el descubrimiento de una nueva vida, vista desde un escalón más arriba

POST RECIENTE

¿Cuanto cuesta un milagro?

¿Cuanto cuesta un milagro?

Historia Real, 1940. USA

Jenny, una pequeña de 8 años, no sabía lo que pasaba con su hermano menor, de apenas 2 años, hasta que un día escuchó a sus papás platicar, el tono de sus voces eran de congoja y dolor:

  • Dijo el médico que no hay medicamento que pueda salvarlo, sólo una cirugía costosa podría extirparle ese tumor…

– ¿Cómo podríamos juntar tanto dinero en tan poco tiempo?… – contestó su mamá a su papá.

Fue la primera vez que escuchó eso, no sabía que su hermano estaba tan mal, pero todo lo que entendió fue que su hermano Andrés estaba muy malito y que sus papás no tenían dinero para curarlo. Ellos se cambiarían a una casa más pequeña en un complejo de apartamentos, pues su papá ya no podía seguir pagando los gastos médicos y la mensualidad de su casa.

Solamente una cirugía muy costos podría salvarlo, y parecía que allí no habría quién podría prestarle el dinero. Ella oyó a su papá decir: “¡solamente un milagro podrá salvarlo ahora!”.

Entonces Jenny corrió a su cuarto, sacó un pequeño frasco donde tenía muchas pequeñas monedas. Las vació sobre el piso y comenzó a hacer cuentas de cuánto tenía ahorrado, las contó 3 veces para cerciorarse de no tener error alguno.

Una vez que contó sus ahorros dio con el total: $1 dólar con 87 centavos, los guardó en un pañuelo, salió de su cuarto, bajó cuidando que sus papás no la vieran salir y se fue a Rexall, un almacén farmacéutico que tenía un gran signo indio rojo sobre la puerta.

Pacientemente esperó al dueño para que la atendiera cercana y se dirigió con el dueño, quien atendía a otra persona.

  • Buenos días – saludó, sin recibir respuesta. Arrastraba uno de sus pies para llamar la atención.
  • Buenos días! – volvió a saludar sin recibir respuesta, hizo gestos y gruñidos, pero nada. Entonces con el zapato golpeó la vitrina y pudo llamar la atención del dueño.

  • ¿Qué es lo que quieres? – contestó enojado el dueño – ¿Qué no ves que platico con mi hermano, viene de Chicago y tenía mucho tiempo de no saludarlo? – le dijo sin esperar una contestación.

  • Bien, deseo hablar con usted sobre mi hermano – contestó Jenny en igual tono molesto – Él está muy, pero muy enfermo… y deseo comprar un milagro. ¡Perdóneme! – continuó – Su nombre es Andrés y tiene algo malo creciendo dentro de su cabeza, y dice mi papá que solamente un milagro puede salvarlo ahora, pero… ¿cuánto cuesta un milagro?

  • No vendemos aquí milagros, niñita. Estoy apenado pero no puedo ayudarte – dijo el farmacéutico en un tono más blando.

  • Escuche, tengo el dinero para pagarlo, si no es bastante, conseguiré el resto en cuanto me diga cuanto cuesta.

El hermano del farmacéutico era un hombre bien vestido, se inclinó entonces y preguntó a la niñita:

  • ¿Qué tipo de milagro necesita tu hermano?

No sé – contestó Jenny – apenas supe que realmente está enfermo y mi mami dice que necesita una operación, pero mi papá no puede pagarla, así que deseo utilizar mi dinero.

  • ¿Cuanto tiene usted?- preguntó el hombre de Chicago.

Jenny le contestó en voz bajita:

  • $1 dólar con 87 centavos, es todo lo que tengo, pero puedo conseguir más si se necesita.

Bien – sonrió el hombre- qué coincidencia, un dólar con 87 centavos es el precio exacto de un milagro para los pequeños hermanos.

Él tomó el dinero en una mano y con la otra la tomó a ella y le dijo:

  • Llévame a donde vives, deseo ver a tu hermanito y satisfacer a tus padres. ¡Vamos a ver si tengo la clase de milagro que necesitan!.

El hombre bien vestido era el Dr. Carlton Armstrong, cirujano especializado en neurocirugía en ese entonces.

La operación se efectuó sin ningún cargo hasta que Andrés estuvo en casa otra vez perfectamente sano.

Los papás hablaban felices de la cadena de acontecimientos que los habían conducido hasta ese momento:

  • Esa cirugía – dijo su mamá- era un milagro verdadero. Me pregunto ¿cuanto habría costado?

Jenny sonrió, sabía exactamente cuánto cuesta un milagro…$ 1.87 dólares, más la Fe de una niñita.

 

Un milagro no es la suspensión de las leyes naturales, sino la operación de la más alta de las leyes.

 

 

 

 

Compartelo con tus contactos:
FacebookTwitterGoogle+TumblrLinkedInEvernoteGoogle BookmarksPrintFriendlyWhatsAppWordPressCompartir

Oferta por Suscripción

¡Precios Increíbles!

 HotelTravel.com – Worldwide Leader in Hotel Bookings with Guaranteed Lowest Rates and Discounts of up to 75% Off!

Unete a Goshop