¿Qué hacer para ayudar a mejorar un negocio o empresa familiar?

FacebookTwitterGoogle+TumblrLinkedInEvernoteGoogle BookmarksPrintFriendlyWhatsAppWordPressCompartir

Antes de empezar te hago saber que este post llega atrasado debido a que se saturó mi website anoche, hubo problemas técnicos para entrar y no pude actualizar el post, de hecho hace falta un post que quedó en borrador, mañana lo comparto.

Hoy comparto este post dedicado a una lectora que quiere ayudar a su padre con la administración de su negocio, algo que a veces es muy complicado cuando es una persona grande y que no tuvo estudios, como en el caso de mi padre, y aunque eso no es impedimento para administrar un negocio, sí hay ciertas limitaciones, no por la falta de una carrera, si no por que hay gente que se cierra a aprender nuevas técnicas, consejos, cursos de actualización, de administración financiera, operativa, etc., etc., a veces no por falta de interés, si no por falta de tiempo, la principal excusa.

Para hacer más fácil la lectura y posterior análisis, les voy a compartir cómo mi padre fue cambiando poco a poco su forma de ver las cosas, aunque lamentablemente para mí, lo logró completamente cuando ya no podía seguir con vida, perdió oportunidades de grandes negocios por falta de visión, de más preparación y muchas otras cosas. Lo haré por áreas en forma generalizada.

ADMINISTRACIÓN.-

Es el área menos atendida de todas, sucede que la mayoría de los emprendedores son empresarios-técnicos, es decir, su negocio está basado en lo que mejor saben hacer, pueden empezar con un taller y luego ampliar a una tienda, o bien, una tienda-taller. Estos empresarios hacen, administran y venden, pero el tiempo que mayor ocupan es en la manufactura. Por cuestiones de dinero o falta de suficiente inversión no contemplan en ayudantes, sólo en algunos casos aceptan aprendices y a sufrir pues no hay un PLAN DE ENTRENAMIENTO, todo es: como se aprendió, así se enseña.

En la administración están todos los datos de un negocio: cuanto vendes, cuantos clientes tienes, qué clientes te compran más, quienes te pagan muy bien, quienes te regatean, quienes te deben, cuales te pagan pronto. Qué proveedores te surten mejor, quién te da mejor precio, cuales te ofrecen financiamiento, que proveedor te ofrece servicios post-venta, cual no te cuesta por transportación o traslado de artículos o mercancias. Además de cuentas por pagar, pasivos, activos, etc., etc. Qué flojera ¿no?, pero si tú quieres comenzar a ayudar por ahí, puedes hacerlo haciendo hojas de registro para saber de dónde cojea el negocio, ahí en la administración está el por qué, cómo, cuando, dónde, etc., toda la información necesaria para ejecutar acciones inmediatas o bien a mediano y largo plazo.

EMPLEADOS.-

Los empleados son la base productiva de cualquier empresa, el darles atención, motivación, buen sueldo, sueldo moral, apoyo, respeto e inculcarle valores de honestidad, lealtad, espíritu de servicio, etc., puede resultar en armonía y producción alta y constante. Para analizar esto es necesario platicar con el empleado, conocer sus necesidades, saber su historia, conocer su familia y el ambiente en el que vive, sus metas, sueños, ambiciones, etc., esto nos ayuda mucho para saber a que atenernos, para poder exigirle pero también compensarle.

Un empleado que no tiene aspiraciones, que trabaja por tener un sueldo para comer se reflejará en el trabajo que realiza, lo podrá hacer bien, pero lo puedo hacer mucho mejor, sin embargo la realidad es que apenas trabajará al 50% de su capacidad, con muchos errores y fallas que nos provocarán dolores de cabeza y fuga de capital.

FINANZAS.-

Mi padre no permitía que alguien manejara el dinero del negocio y era muy duro para soltar inversión en mejoras de la empresa o del taller, no se diga para publicidad. Mucho menos permitía sugerencias, aunque con el tiempo fue cediendo, caía en el mismo error de siempre: dejarse llevar por sus deseos, es decir, sabía que era temporada de bajas ventas, pero a el le gustaba lo nuevo, lo novedoso y sobre todo, ver llena su tienda. De ello se aprovechaban sus proveedores, le vendían al precio que querían pues el pocas veces salía a buscar nuevas y mejores opciones, a mejor precio e incluso, mejor calidad. A esto le llamé yo: Estado de Confort, pues los proveedores eran sus conocidos ya y para qué buscar por otro lado, además le vendían los artículos y mercancía financiada.

Así pues se cerró muchísimas puertas, no salía de su estado de confort hasta que yo tuve que invertir de mi dinero e ir a buscar proveedores en otras ciudades, y valla que los encontré, a mejor precio y a mayor calidad, pero sobre todo lo convencimos de dejar de comprarle a la mitad de sus proveedores, y al resto, comprarles cada vez menos, pues ya no sólo era la temporada baja, si no que el mercado local se había estado reduciendo desde años atrás, así que había que ponerle atención a nuevos mercados, como lo fue el internet y que hoy a 6 años de vida web ha tomado el suficiente impulso como para depender de las ventas que ahí se realizan. Estudio de mercado. Bajos costos. Calidad. Ahorro. Limitar producción y/o el catálogo de productos (en aquellos casos que se requieran, en otros casos se habrá de ampliar).

VENTAS.-

Mi padre tuvo una cartera importante de buenos clientes, pero la mitad de ellos eran muy encajosos y regateros, abusaban pues de la confianza y amistad de mi padre, aunque claro, también el tenía culpa pues no supo dividir la amistad o lo familiar de los negocios. Ahí también hay muchas pérdidas. El crédito fue también un punto débil pues no había una estructura de crédito, no sólo vendía a veces barato a algún cliente, también le daba plazos que nunca se cumplían. El crédito es un buen negocio, pero debe haber reglas, costos,  orden y una estructura que todo cliente debe respetar, si quiere crédito.

Otro punto fue que no se animó a ampliar sus horizontes, se quedó con una única tienda, pero fue lo mejor dadas las carencias administrativas, mi hermano y yo éramos muy jóvenes para saber vender o administrar una tienda solos, además no se nos tenía confianza. Abrir nuevas sucursales requiere de tiempo y mucha preparación, al igual que debemos tener un PLAN DE ENTRENAMIENTO para nuestros empleados, también debemos tener una GUIA ADMINISTRATIVA DE NEGOCIOS para futuros empleados o para quien se haga cargo de la nueva sucursal, pero antes de ello debemos tener todo muy bien administrado en nuestro actual establecimiento.

Tampoco aprovechó muy bien las expos y tianguis, donde puedes vender tus mejores ofertas o la mercancía atrasada, te ofrece ingresos frescos y adicionales además de darte a conocer a nuevos mercados, a más gente, a nuevos posibles clientes. No supo aprovechar para vender su marca en más lugares y a más gente, de nuevo, por su zona de confort, tenía lo suficiente y con eso se conformó.

LA HERRAMIENTA PRINCIPAL, LA MENTE.

Ver que mi padre era un tanto cerrado a cambios, y luego mi madre diciéndome que dejara de soñar, muchas veces dejé de lado mis intenciones e ideas, sobre todo por mi ímpetu de juventud, pero parecía que el destino me ponía nuevamente en el camino por dónde iba: hacer realidad mis sueños. A veces fue tan difícil superar la mentalidad de mis padres que francamente me daba por vencido, pero no del todo. Trabajé un poco aquí y allá mientras me volvía a reencontrar con mi camino, aprendí muchas cosas y supe que el negocio estaba ahí afuera sin embargo mi espíritu emprendedor estaba muy decaído. Decidí seguir estudiando y dedicarme a mi carrera.

Mi padre y mi padre fueron recibiendo de alguna forma actualizaciones de negocios cuando solicitaron por primera vez un crédito gubernamental para impulsar el negocio, aunque lo hicieron de forma desordenada (no había un PLAN o proyecto en lo que se habría de invertir), más que ideas vagas en la mente de mi padre. Recibieron mucha información y les abrió un poco su mentalidad y algo fue cambiando en ellos, mi hermano mayor entonces más maduro y con muchas ideas buenas también, fue “terapeando” a mis padres sobre la necesidad de inmiscuirme en el negocio poco a poco pues era el heredero natural de la empresa ya que a él jamás le gustó lo que mi padre hacía y además ya era un prominente abogado.

Aún así batallé con los mismos fantasmas mucho tiempo, finalmente convencí a mi padre de abrir un sitio web, algo que él desconocía por completo, pero que al poco tiempo comenzó a dar resultados a cuenta gotas, pero efectivos pues eran artículos mejor vendidos que en la tienda. Te diré que cometí muchos errores dolorosos, hasta pensé en mejor cancelar el sitio web por los mismos fantasmas que tenían mis padres, pero tuve paciencia, los superé, y hoy, a pesar de las bajas ventas estos últimos 3 meses, toda mi energía e inversión rondará el ámbito del internet, sin dejar de lado las expos, los tianguis, las charreadas y otras actividades donde pueda seguir promocionando la empresa de mi padre, que ahora es de tu servidor.

Es un camino largo, duro, de llanto y momentos difíciles y muy pocos felices, pero cuando los momentos de felicidad fueron superando a los amargos, me di cuenta de lo valioso que mi padre sabía, que de haber complementado con lo que yo aplicaba, hoy la empresa estaría en la estratosfera. Creo que así ha sido mejor, pues cuando vas tan rápido en el crecimiento, no te das cuenta de los pequeños detalles y errores que cometes por que hay abundancia, pero cuando no hay abundancia, golpe tras golpe aprendes mejor, más vale paso lento que avance, que paso rápido que no aguante.

Hoy valoro todo eso, he dejado de lado MIS DESEOS y  he dejado el paso a MIS IDEAS, una por una ir haciendolas realidad, quizá nos pueda tomar muchos años, pero así se forjan las grandes empresas, las que perduran a través de los siglos, no de los años, y hoy me jacto de que la empresa familiar ha sobrevivido dos épocas, dos siglos, que hoy enfrenta un paradigma: re-inventarse o seguir sin rumbo, sin ideas, sin proyectos, sin planes, sin orden y disciplina, hasta que expire el mercado que alguna vez nutrió a este negocio o nos volvamos obsoletos.

Haz algo, sólo ensayando e intentando se llega a la perfección, y si no, lo más cerca posible. Recuerda: te puede costar mucho y quizá enfrentes fantasmas que luego pueden mudarse a tu mente, hay que luchar contra eso y contra ti mismo (a).

Nos leemos mañana.