¿Por qué hay tanta pobreza en México?

El régimen priísta tuvo varias décadas de abundancia económica mientras estuvo al frente del gobierno de la República Mexicana, muchos ingresos, buena administración incluso en algunos lapsos, pero en la mayoría de sus administraciones  fueron de pésima administración y peores fugas de dinero, por errores y por actos de corrupción y nepotismo, dilapidó enormes cantidades de dinero en obras populistas y perdió la oportunidad de invertir en desarrollo a futuro, es decir, construía una que otro puente, una que otra carretera y algunas empresas paraestatales que a la postre significaron una carga a los ingresos per capita del país.

Lejos de invertir en desarrollo a futuro, en ciencia, en tecnología, la administración priísta se enfocó en cómo mantenerse en el poder: darle atole con el dedo al pueblo mientras sus gobernadores, políticos, familiares y amigos de éstos se hacían ricos con dinero que pertenecía al país. Mucho dinero y riquezas naturales fueron explotadas por funcionarios públicos corruptos hasta el cansancio, desde empresas fantasma o con “favores especiales” mientras se mantuviera el amigo o el pariente en el poder, hasta la caza indiscriminada de delfines, tiburón, tortuga, venados, etc., que eran vendidos al exterior.

La riqueza en nuestro país ha sido increíblemente abundante,  casi infinita, desde la llegada de los españoles se ha saqueado a México de sus riquezas y hasta la fecha sigue pasando, ya no por corrupción, si no por empresas extranjeras que vienen a explotar aquello que nosotros como mexicanos no hemos podido, no hemos sabido o no nos hemos quitado nuestros prejuicios para hacerlo: ocupar el lugar que hoy aprovechan las empresas extranjeras. Mucho dinero se obtiene aquí, algo se queda ciertamente, pero lo más importante se va afuera.

Aquí en Puerto Vallarta, los últimos dos presidentes municipales, priísta, han dejado a la ciudad no sólo sin fondos, si no endeudado hasta las cachas y con todas sus áreas públicas federales vendidas al mejor postor, así nuevas torres de condominios por todo el puerto han florecido sin medida alguna. El anterior presidente solicitó un enorme crédito para obra pública que benefició más a sus parientes y amigos que las ejecutaron que a la ciudad y sus ciudadanos. No supo aprovechar la abundancia, al igual que el “priato” a nivel presidencia de la República.

Durante el “Boom” turístico e inmobiliario de Puerto Vallarta, muchos hombres, albañiles, “maistros” y coyotes, entre otros, obtuvieron enormes ingresos de dinero que luego tiraban en cantinas y antros, mientras en sus casas no había qué comer o darles vestido a su familia, tiraron pues sus mejores años pensando en que quizá jamás se terminaría la canasta de los huevos de oro. Lo mismo pasó con los servidores turísticos como meseros, cantineros, choferes taxistas, gerentes, etc., quienes obtenían igualmente jugosas propinas que al día sumaban importantes cantidades, mismas que dejaban en la cantina de moda, caían en el alcoholismo y así no sólo gastaban sus ingresos, dañaban su salud y a sus familias, perdían incluso el trabajo y hasta la vida.

Yo, como muchos otros jóvenes de entre los 17 y 23 años o más, gasté el dinero en cosas poco productivas, mis mejores años con ingresos económicos notables y abundantes, fueron tirados a la basura también, por no saber qué hacer con mi abundancia. Afortunadamente la educación de mis padres fue clave para evitar caer en el alcoholismo o la drogadicción, ni siquiera para fumar gasté mis ingresos, aunque sí abusé de la fiesta, del glamour y de un estilo de vida de mucho estatus pero muy poca inteligencia.

Me doy cuenta entonces de que nuestro país es muy rico, tiene enormes cantidades de riqueza que no hemos sabido aprovechar, no hemos pues tenido la educación necesaria para comprender qué es y para qué sirve el dinero, qué es necesario aprender, que necesitamos hacer. He escrito en anteriores ocasiones que aún traemos la conquista a cuestas, muchos prejuicios, temores, miedos e ignorancia, pero he visto también hoy que existen muchos mexicanos que están cambiando su forma de vivir, de ver las cosas, de analizarlas y de comprender que aunque hoy vivimos un gobierno de escasez, con violencia inmiscuida, los mejores años están por venir. El 2011 será el año donde una nueva ola de abundancia estará disponible para inyectar al país lo que su desarrollo requiere, dar un salto de más de 5 escalones en poco tiempo y así apuntalar de una vez por todas el camino hacia el progreso, el desarrollo, el crecimiento económico y el mejoramiento de nuestros valores, de nuestra educación.

He visto con interés que nuestro actual gobierno ha hecho lo contrario a lo que hacía el PRI: mientras el priato no administraba y sí engañaba con obras populistas al pueblo, hoy sí se administra y no hay populismo. Se requiere aún mucha educación, más orden y mayor disciplina, educarnos fuertemente, aunque duela, pero sabremos que será para bien propia, como aquellos padres que son duros con sus hijos, pero al final, éstos últimos agradecen por ello pues se convierten en hombres y mujeres de bien.

¿Por qué hay tanta pobreza en México?, no la hay, hay ignorancia, y tu, como yo, puedes ayudar a erradicarla.

Te deseo una semana con mucha paciencia, serenidad y honestidad para realizar tus actividades.